10 Cosas imprescindibles que tienes que hacer en Noruega
5 (100%) 1 vote

Noruega te sorprenderá!!

Noruega es un país que estoy seguro te va a cautivar. Hay cientos de lugares impresionantes pero aquí te pongo una relación de los 10 sitios imprescindibles que debes visitar en Noruega.

Los imprescindibles de Noruega

Tren de Flam

Descrito por muchos como uno de los viajes en tren más bonitos del mundo (Lonely Planet Traveller lo designó el mejor viaje en tren del mundo en 2014)

La carretera de los Trolls

Se trata sin duda de una de las mejores rutas en coche de Noruega, para mi gusto la mejor.

Navegar el Sognefjord

Poder decir que has navegado por el fiordo más largo y profundo del país en tu viaje a Noruega no parece una mala idea, ¿verdad?

El púlpito

La Roca del Púlpito (Preikestolen), probablemente la mayor atracción natural del país, se encuentra ubicada sobre el bellísimo fiordo de Lyse, al sur de Noruega.

guia de stavanger

En Noruega hay nada menos que 2534 glaciares que ocupan un total de 1672 km². El mayor de Europa continental, con una superficie de 487 km² y hielo de un grosor de hasta 600 metros, es el Jostedalsbreen. 

“Caminar por el glaciar Jostedalsbreen”

Pisar el Cabo Norte

Cual Finisterre en su época, pisar el Cabo Norte (Nordkapp) significa hoy día conquistar un mito, dominar la naturaleza

Avistar Ballenas

El norte de Noruega es uno de los mejores lugares del planeta donde avistar ballenas y cetáceos debido a que sus aguas son ricas en nutrientes. 

Ver una aurora Boreal

Esta será una de las mejores experiencias que podrás traerte (y compartir) de tu viaje a Noruega.

 

  • Realizar el recorrido del Tren de Flam

Descrito por muchos como uno de los viajes en tren más bonitos del mundo (Lonely Planet Traveller lo designó el mejor viaje en tren del mundo en 0214), el Tren de Flam es seguramente el tren más famoso de Noruega y una de sus principales atracciones turísticas. El tren discurre desde Flam, al nivel del mar en el final del Aurlandsfjord, un afluente del famoso fiordo de Sogne, hacia lo alto de la montaña a la estación de Myrdal a 867 metros de altitud. El recorrido de 20 km puede efectuarse en ambos sentidos y tiene una duración de 1 hora en cada uno de sus recorridos. El tren que circula desde Bergen u Oslo para también en Myrdal, lo que permite combinar muy bien este trayecto cuando se viene o se va a Bergen. Esta línea es toda una obra de ingeniería pues se trata de una de las líneas de tren de ancho de vía normal con mayor inclinación del mundo y que atraviesa  20 túneles excavados en la montaña (algunos se tardó más de 10 años en excavar). Se disfruta de varias cascadas y unos paisajes espectaculares a su paso. Existen diferentes tipos de billetes combinados con barco y trenes convencionales para hacer de esta experiencia algo más completo todavía.

  • Conducir por la carretera de los trolls (Trollstigen)

Se trata sin duda de una de las mejores rutas en coche de Noruega, para mi gusto la mejor. La carretera de los Trolls (FV63) se encuentra cerca del famoso fiordo de Geiranger, que en 2005 fue declarado Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO. Esta carretera quita el hipo a cualquiera, especialmente si la recorres en autocar pues ver cómo toman las 11 curvas cerradas los buses es todo un espectáculo, no apto para hipocondríacos o para los que van en los primeros asientos del autocar.  La carretera de montaña Trollstigen, que en noruego significa escalera de trolls, fue construida en los años 30 del s. XX y tiene un desnivel medio del 9%. Desde el mirador de Trollstigplataaet puedes obtener unas fotos espectaculares de la carretera.

  • Navegar el Sognefjord

Poder decir que has navegado por el fiordo más largo y profundo del país en tu viaje a Noruega no parece una mala idea, ¿verdad?

El fiordo Sognefjord empieza en la costa, justo al norte de Bergen y se adentra 204 km (120 millas) hasta las montañas del Parque Nacional Jotunheimen y el Parque Nacional Jostedalsbreen. Su brazo más estrecho y conocido es Nærøyfjorden, que tiene 250 metros de ancho en su parte más estrecha y fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2005.

Dentro de los fiordos el agua está super calmada, no hay oleaje y navegar por los fiordos es una experiencia muy agradable.

Existen barcos regulares desde Sogndal a Bergen, también el combinado del tren de Flam con el crucero por el Sognefjord (link a esa parte ya explicada en excs de Bergen) y también tienes la posibilidad de alquilar barcos privados de diferente tipo. Consulta www.fjordnorway.com

 

  • Subir a la roca del Púlpito (Prekestolen)

La Roca del Púlpito (Preikestolen), probablemente la mayor atracción natural del país, se encuentra ubicada sobre el bellísimo fiordo de Lyse, al sur de Noruega, en la provincia de Rogaland, fácilmente accesible desde Stavanger. Este bello fiordo tiene una longitud de 42 km y paredes verticales de más de 1000 metros. En el fiordo de Lyse se encuentra esta maravilla de la naturaleza que se ha convertido en uno de los trekkings más famosos de Noruega, aunque bien podría decir el más famoso. El púlpito de piedra está a una altura de 604 metros y la subida se inicia en un parking que está a 270 metros. Por lo tanto se asciende caminando un desnivel de (604-270 metros) 334 metros durante un recorrido de casi 4 km (3800 metros). A un ritmo normal, la caminata suele durar unas 2 horas de subida y algo menos de bajada.

En total hay que calcular unas 8 horas para hacer la excursión completa desde Stavanger. Desde Stavanger salen ferries hacia Tau donde desembarcas y continúas en un bus hasta el parking desde el cual empiezas el recorrido de ascenso a pie. En la recepción de tu alojamiento o en internet (tidereiser.com) podrás comprobar los horarios de ida y regreso de los ferries, pero normalmente empiezan a operar desde las 07.30 u 08.00 de la mañana. Cuanto antes vayas menos gente encontrarás en el ascenso. El precio del ticket combinado de ferry y bus es de unas 320 coronas y se obtiene en el mismo puerto. Realizar la subida no tiene coste adicional.

Se puede subir en cualquier momento del año, no se cierra nunca el acceso salvo que las condiciones meteorológicas sean realmente adversas. Pero podéis haceros a la idea de que, con el clima noruego y si vais fuera de la temporada típica de verano, las condiciones pueden ser duras y debéis ir bien preparados para lluvia y nieve.

La ruta está muy bien señalizada en todo momento y hay mucha gente subiendo habitualmente. Una vez lleguéis a la cima, a 604 metros de altura, podréis caminar por encima de la plataforma de piedra que mide aproximadamente 25×25 metros y observaréis unas vistas del fiordo increíbles. Pero podéis subir un poco más todavía y captar la imagen del púlpito desde más arriba, que realmente vale mucho la pena.

  • Caminar por el Glaciar Jostedalsbreen

En Noruega hay nada menos que 2534 glaciares que ocupan un total de 1672 km². El mayor de Europa continental, con una superficie de 487 km² y hielo de un grosor de hasta 600 metros, es el Jostedalsbreen. Se trata además de un glaciar muy accesible, pues está situado en la provincia de Sogn og Fjordane, en la zona de los fiordos y forma parte del Parque Nacional de Jostedalsbreen, ocupando más de la mitad del parque. Cuenta con más de 50 ramas o lenguas glaciares, algunas de las cuales son los famosos glaciares Briksdalsbreen y Nigardsbreen. Caminar por alguna de sus lenguas glaciares, por encima del hielo, es una actividad al alcance de cualquiera haciéndolo debidamente equipado bajo supervisión de guías profesionales en alguna de las excursiones que se organizan en la zona.

 

  • Pisar el Cabo Norte

Cual Finisterre en su época, pisar el Cabo Norte (Nordkapp) significa hoy día conquistar un mito, dominar la naturaleza e incluso conseguir un hito personal. Para cada uno puede tener un significado distinto pero lo que está claro es que llegar al Cabo Norte querrá decir que has pisado el punto más septentrional (más al norte) de nuestro continente, algo que la mayoría de viajeros querrán tachar de su lista de imprescindibles. Aunque en realidad el punto más septentrional del continente es Knivskjelodden, situado a 3 kilómetros al oeste del Cabo Norte que está unos 1500 metros más al norte, pero eso es otra historia que no toca ahora, porque en realidad ambos puntos son islas por lo que el punto más septentrional debería ser realmente el Cabo Nordkinn.

Para llegar al Cabo Norte hay que llegar primero la isla de Mageroya, donde lo normal es alojarse en la población de Honningsvag desde la que se accede por carretera al Cabo Norte, en 3 cuartos de hora. Hasta mita de siglo pasado sólo se podía acceder a la isla de Mageroya, donde está el Cabo Norte, por mar. Hoy día la carretera está abierta desde Abril a Octubre. Fuera de esa temporada, cuando la carretera está básicamente nevada sólo hay algunas fechas y horas concretas en que un convoy dirigido por máquinas quitanieves que van delante de los autocares permite llegar en autocar al Cabo Norte.

Desde Honningsvag llegarás con tu coche de alquiler (link a coches de alquiler) o autobús regular en 45 minutos aproximadamente a la isla de Mageroya, donde se encuentra ubicado el complejo turístico en el que destaca el monumento a los Niños del Mundo, la bola que culmina el acantilado de 307 metros desde el que se obtienen unas vistas impresionantes del Océano Ártico.  Desde mediados de Mayo hasta finales de Julio el sol no se pone nunca en Cabo Norte, por lo que es tradición ir a medianoche (término mal escogido en este caso) y ver como el sol no llega a ponerse por el horizonte cuando el reloj marca las 24.00 hr.  En invierno, cuando el sol no sale por el horizonte durante dos meses puedes llegar al Cabo Norte en excursiones en moto de nieve.

 

El centro turístico North Cape Hall, excavado en parte en la roca, cuenta con un bar y restaurante y diferentes espacios que alojan diversas exposiciones a lo largo de todo el año. También está aquí la capilla de St. Johannes, la más septentrional del mundo, donde algunas parejas deciden celebrar su boda.

 

  • Avistar ballenas

El norte de Noruega es uno de los mejores lugares del planeta donde avistar ballenas y cetáceos debido a que sus aguas son ricas en nutrientes. La mejor época para ver ballenas en Noruega es de Mayo a Septiembre aunque en realidad durante todo el año se pueden ver algún tipo de cetáceos en NBoruega. Hay varios lugares desde donde poder realizar salidas en barco para avistar ballenas aunque probablemente el más famoso sea las Islas Vesterålen y en concreto su localidad de Andenes.

 

También es posible ver ballenas, orcas y delfines desde Tromso, más al norte, desde noviembre a Febrero. Una época en la que además podrás aprovechar para realizar otras actividades como paseos en trineos de perros huskies, renos, avistar auroras boreales por la noche, etc.

 

  • Ver una aurora boreal

Esta será una de las mejores experiencias que podrás traerte (y compartir) de tu viaje a Noruega. Tal vez sea interesante aclarar en primer lugar cómo, cuándo y por qué se produce el fenómeno de las auroras boreales (o luces del norte). Una aurora boreal se produce cuando las partículas que emite el sol, después de viajar por el espacio, chocan contra la atmósfera terrestre y debido al efecto magnético de los polos, se dirigen hacia la zona del polo norte, produciendo lo que conocemos como auroras boreales, o hacia el polo sur, donde se producen las auroras australes. Hay que destacar que es mucho más sencillo ver auroras boreales que auroras australes, dado que hay mucha más zona terrestre “cercana” al Polo Norte que al Polo Sur. Dicho esto, hay que tener claro también que para poder ver una aurora debe ser de noche (o estar anocheciendo) y no haber nubes y que, aunque existen bastantes webs hoy día que informan de las probabilidades de verla, en el fondo se trata de un capricho de la naturaleza bastante difícil de pronosticar con demasiada exactitud y que si hay nubes, aunque se produzca, no podrás observar. Si hablamos en términos de estadística, cuantas más horas de noche tengamos más probabilidades tendremos lógicamente de ver auroras. Así pues, dado que Noruega disfruta del fenómeno del Sol de Medianoche en verano en sus zonas más septentrionales (más al norte) debemos centrarnos en las épocas en que hay ausencia de luz de noche para poderlas ver. Esto se produce en Noruega desde finales de Agosto hasta mediados de Abril aproximadamente. A medida que nos acercamos al solsticio de invierno se van ganando horas de noche y por lo tanto también mayores probabilidades de avistamiento.

Lo que se conoce como “Anillo de las Auroras”, es decir la zona donde se pueden avistar auroras boreales, está situado en cualquier lugar del planeta alrededor y por encima de la línea imaginaria del Círculo Polar Ártico que, en el caso concreto de Noruega la atraviesa por debajo de la población de Bodo. Por lo tanto, aún quedan unos 1000 km aproximadamente al norte de esta línea y muchas zonas y poblaciones en la región del Finnmark desde las que podrás observar auroras en Noruega, entre las que destacan las Islas Lofoten, Tromso, Hammersferst, Alta, Cabo Norte y Vardo.

Noruega es definitivamente uno de los mejores lugares del mundo para ver auroras boreales y sin duda de los más accesibles.

 

  • Dormir en un iglú de hielo

Cada año en el norte de Noruega se construyen algunos hoteles de hielo, comúnmente llamados iglús. Empiezan a operar en diciembre o enero, cuando las condiciones para su construcción son idóneas (mucho hielo acumulado y frío) y desaparecen cuando se deshacen con la llegada del deshielo en primavera. Dormir en uno de ellos es toda una experiencia; todo está construido con hielo y nieve y la temperatura en su interior por lo tanto es de unos -2 o -3ºC. Las camas son de hielo también, así como las paredes, etc y encima de la cama suele haber una piel de reno para actuar como aislante y te proveen de un saco de dormir que aguanta temperaturas super bajas. Hay que destacar que en muchas ocasiones la temperatura exterior es más baja que la que suele haber en el interior del iglú pues esta se suele mantener estable mientras que en el exterior puede bajar bastante más. Se suele dormir una sola noche durante el viaje, a modo de experiencia única y aunque su precio es muy elevado se trata de una cosa para hacer una vez en la vida. Los más conocidos son:

  • Sorrisniva:
  • Snowhotel Kirkenes:
  • Hunderfossen Snowhotel:

 

  • Ver osos polares en las islas Svalbard

Las islas Svalbard, que pertenecen a Noruega, son el último reducto habitado antes de llegar al Polo Norte. Están a medio camino entre el norte de Noruega y el Polo. Hay tantos osos polares casi como habitantes (3000 aprox) y estos vagan libremente por su superficie. Además de ver osos polares en Svalbard disfrutarás de paisajes increíbles donde destacan glaciares enormes, picos escarpados, icebergs flotando en sus costas y podrás ver auroras boreales en invierno y sol de medianoche en verano.